jueves, 10 de junio de 2010

“Hacer una película es una epopeya en cualquier parte del mundo” (Thaelman Urgelles)


El pasado 8 de junio de 2010 en la Escuela de Cine y Televisión de Caracas se realizó la charla “La epopeya: cómo hacer cine en Venezuela” dictada por el cineasta Thaelman Urgelles.

María Cristina Capriles hizo la presentación del director, quien inmediatamente comenzó a hablar de sus apreciaciones acerca del cine, y en especial de la industria venezolana:

“El cine tiene muchas definiciones. Se le define a partir de clichés: séptimo arte, imagen en movimiento, entretenimiento… Lo que no cabe duda es que el cine es el espectáculo que ha logrado reunir por más de un siglo a millones de personas alrededor de un discurso. El cine representa a cada una de las culturas y sociedades que lo produce… Hoy tenemos gran variedad en el cine gracias al computador, ya es una experiencia individual…”

¿Cómo hacer que la película de uno llegue a la sala de cine? Esto es la epopeya del cine pues es cada vez más difícil. El cine es uno de los pocos mercados excluyentes. Hacer una película es una epopeya en cualquier parte del mundo, incluso en los Estados Unidos de América… Lo que mejor resume esta epopeya es lo que la mujer del director Francis Ford Coppola le advirtió: ´tú puedes empeñarlo todo menos la casa´… incluso lo que él mismo dijo en 1995, si no me equivoco, a un periódico: ´el cine es un proceso mediante el cual puedo pagar las deudas anteriores´… En Venezuela tenemos muchos casos Coppola, uno de ellos es Iván Feo, quien una vez le tocó irse desde la esquina de Carmelitas hasta El Cafetal a pie porque le daba pena pedir dinero… Para los jóvenes cineastas la epopeya es tener la película pero están errados porque allí aún falta camino por recorrer… La epopeya comienza con una vocación. Por ejemplo, yo quería ser escritor y recuerdo tenía una máquina portátil, pero mientras todos salían yo me quedaba escribiendo y la soledad era terrible… luego opté por el cine porque uno cuenta una historia, también, pero de manera más divertida y trabajando en equipo… En 1968 se presentó al público Imagen de Caracas, espectáculo multimedia concebido alrededor del cine como propuesta de integración de las artes, coordinado por Inocente Palacios y dirigido por Jacobo Borges… Los rodajes de este proyecto lo hicieron entre 1966 y 1967 y cuando yo vi eso no tuve duda de lo que quería hacer…. Puse mi ejemplo para ilustrar la vocación. Seguidamente es importante la Formación y para eso existen las escuelas de cine, institutos y universidades. Posteriormente viene algo fundamental y es tener una idea, lo que quiero hacer… ello se va madurando con el tiempo… Cuando quería hacer la película La Boda tenía una vaga idea pero recuerdo que una amiga muy sifrina me comentó de una boda a la que había ido con su mamá en Petare y allí se me prendió el bombillo y empecé a estructurar la historia… Se trata pues de precisar la idea… La idea puede estar hecha, caso de una novela, y es cuestión de adaptarla… El cuarto paso de esta epopeya es la realización y ¿dónde buscamos el dinero? En el país hay varios baremos en la valoración de los proyectos… hay mucha gente que queda no conforme pero eso ha sido siempre así… Los criterios de nuestras comisiones tienden a ser los más justos… Hay que buscar quien invierta en la película… Debemos satisfacer la hermosa curiosidad del ser humano aunque el cine nunca será como las Bellas Artes… El cine tiene una cosita como burdelesca y se refiere al vínculo con el hombre común… Si una película tiene ese vínculo entonces allí meten la plata, allí invierten… Es importante que nuestras películas tengan conexión con la gente… No se puede hacer películas sólo para mis amigos… Recuerdo que en el caso de la Boda, María Cristina me ayudó… Cuando Generación Halley me criticaron de superficial pero esa era la película que quería hacer aprovechando la época y a Melissa… El último paso de la epopeya es la comercialización… el mercadeo. Esto de verdad si es lo más difícil, sin embargo considero que hay que cacarear bastante con la película, con cuanto premio se gane o en cuanto festival la exhiban… A veces resulta mejor exhibir la película en salas comerciales después de todo el cacareo….”

Reseña y Fotos: José Alirio Peña